English | Contáctanos +52 (55) 4333 - 2490

Una práctica sencilla de mindfulness para estar presente en la vida diaria

Una práctica sencilla de mindfulness para estar presente en la vida diaria

Mindfulness puede entenderse como una técnica que se practica principalmente a través de la meditación. Meditamos por cierto tiempo y nos sentimos mejor, más presentes, concentrados, etc. Esta es la lógica de la mayoría de la investigaciones científicas en el campo. No hay nada malo desde mi punto de vista en esta perspectiva, de hecho, meditar diariamente tiene incontables beneficios. Sin embargo, también podemos entender a mindfulness como una manera de vivir nuestra vida, que implica estar totalmente presentes y atentos a lo que sucede en nuestras vidas, totalmente abiertos y receptivos, momento a momento. Al permitirnos ver las cosas de esta forma, nuestras posibilidades de vivir una vida más completa se incrementan, básicamente porque nos comprometemos a estar totalmente vivos con lo que nos ofrece la vida, en este momento, tal y como es. Estar presentes y atentos tiende a generar una sensación de bienestar y a incrementar nuestras emociones positivas.

Por ello, la práctica que quiero proponerte para el día de hoy es simplemente tomar conciencia de cómo se siente estar vivo en tu cuerpo. Al pasar horas frente a la computadora, planeando incesantemente cada minuto de nuestra vida o rumiando pensamientos y emociones negativas, nos perdemos la posibilidad de experimentar la realidad de nuestra experiencia presente de manera equilibrada. Nuestro cuerpo es quizás el mejor vehículo para conectarnos con el momento presente. Si estás sentado leyendo esto, detente por un momento a sentir las sensaciones de tu cuerpo, tal y como son.

¿Qué beneficios crees que tendría para ti intentar extender este reconocimiento de tus sensaciones a lo largo del día?

Para mi, lo más interesante es que podemos seguir haciendo nuestras actividades mientras sentimos nuestro cuerpo, así que no hay posibilidad de “perder tiempo” haciendo esta práctica. Al hacerlo, probablemente te des cuenta de que recibes “señales” de tu cuerpo, usualmente en forma de sensaciones que pueden decirte mucho acerca de lo que está sucediendo en tu vida, en este momento. Es justo ahí donde mindfulness inicia.

Saludos,

Dr. Eric López-Maya

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Style Switcher

Layout options
Header options
Accent Color Examples
Background Examples (boxed-only)
View all options →